Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer ms.

Cuando los niños tienen tres o cuatro años, ya empiezan a opinar sobre la decoración y arreglos de su habitación. La elección de los colores y personajes requiere de su participación. Es ideal que los padres permitan que ellos puedan intervenir en estas pequeñas decisiones. Al fin y al cabo, son los niños quienes utilizarán este espacio, para permanecer gran parte del día y para dormir, entonces es lógico que sea un lugar donde se sientan a gusto. De lo contrario, recurrirán siempre al dormitorio de los padres para dormir.

Decoración habitación niñoMuchos aspectos y detalles de la habitación del niño permanecerán en su memoria, como parte de sus gratos recuerdos. A los 3 y 4 años, los niños convierten su cuarto en un mundo de fantasía, es ahí donde debemos aprovechar este momento, para orientarlos en el significado del orden, limpieza y organización de su propio espacio. Que sepa hacer la cama, determinar un lugar para cada objeto o juguete. Con diálogo y cariño lograremos muchas cosas.

Consejos para decorar la habitación de tu hijo

-Los murales son una buena alternativa, para la decoración de la habitación de los niños. Se recomienda forrar y pintar una tabla, luego colgarla colocando las pinturas y trabajos que realiza su hijo, como fotos y recuerdos de la escuela. También se puede solicitar a los miembros de la familia que colaboren con el mural.

-Sería preferible que el televisor y el ordenador permanezcan en un ambiente diferente de la habitación, para que tengan un espacio distinto al lugar donde juegan, descansan y duermen. Los aparatos electrónicos pueden transmitir mucha radiación, además si ellos se concentran mucho en ver programas en solitario, puede alejarlos del ambiente familiar dentro de la casa.

-Sin embargo, una excepción a la regla podría ser tener un equipo de música en la habitación del niño, ya que la música resulta ser un gran estímulo para el bienestar del pequeño. Además, que lo ayuda a aprender, estimular su desarrollo del lenguaje, lo hacer bailar, relajarse y mejorar su sociabilidad.

-El cambio de los muebles del dormitorio deben realizarse en formar gradual. Por ejemplo, si antes el niño se movía mucho en la cuna, debes adaptar un protector a la nueva cama, para impedir que se caiga.

-Ordenar la habitación de los niños de tal manera, que no se vea sobrecargada de juguetes y objetos, todo debe ir en su lugar, organizado en cada cajón y armario. Hay que tener en cuenta, que cuantos más años tengan los niños, mayores cosas tendrán en su dormitorio.

-Mantener algunos objetos que proporcionen seguridad a los niños, como los libros, peluches o cojines.

-El dormitorio debe tener espacio suficiente para que el niño pueda andar, bailar, saltar y movilizarse.

-Colocar los juguetes y libros del niño, en lugares donde puedan alcanzarlo sin problemas.

-Crear espacios para diferentes actividades y organización de objetos, como tener un armario para la ropa, un estante para los libros, un cajón para juguetes, etc.

-Verificar la iluminación en el dormitorio. La luz natural es importante en la habitación de los niños, tener cuidado en que las cortinas sean de un material que impida la luz durante la siesta.

-No saturar la habitación de los niños con imágenes, cuadros, figuras, etc.

   

¿Quieres dejar tu comentario?