Desarrollo de la creatividad a través del juego
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

La estimulación y desarrollo de la creatividad del niño es ideal desde pequeño, porque es en este momento en el cual podemos prepararle y estimularle en el pensamiento creativo, obteniendo mejores resultados en el futuro. Ello hará posible que encuentre soluciones a las dificultades y desafíos que se le presenten en la vida, de una forma sencilla y sobre todo original.

Cuanto existan más posibilidades de interactuar y explorar su entorno, el niño desarrollará su creatividad al máximo. La tarea de los padres es determinante y debemos brindarles todas las opciones que puedan surgir.

El primer paso consiste en obtener un conjunto de experiencias que ayuden al niño a tener una especie de base de datos, a partir de la cual puedan explorar su imaginación y aplicar la creatividad en diferentes situaciones.

Estimular creatividad con juego

Desarrollo de la creatividad jugando

En ese sentido, el contacto con la madre es primordial. Cuando ésta le observa, acaricia, le habla o expresa su cariño, ayuda a que el niño tome conciencia de su propio cuerpo, diferente a los demás, a lo igual que sus destrezas y capacidades. El pequeño manifiesta su creatividad poco a poco, demostrando gestos o acciones que permiten que exprese sus necesidades de afecto, alimentación, bienestar y abrigo. Más adelante, incorporará el lenguaje y acciones que le sirvan para interactuar con los demás. 

Cómo estimular la creatividad en los niños

Estimular la creatividad es básico para todos los seres humanos, especialmente para los niños, que apenas están creciendo y necesitan desarrollar la capacidad de resolver problemas con soluciones novedosas.

Un niño creativo es aquel que encuentra diversas soluciones ante un problema surgido ¿Cómo potenciar esta habilidad? Creando un clima de armonía, confianza y respeto y claro está, mediante el juego.

Recalcamos la importancia del juego, debido a que mediante esta sana actividad, el niño se enfrenta a mecanismos de adaptación y estimula la imaginación, herramientas básicas para desarrollar la creatividad.

Debemos estimularlos desde que son unos bebés ¿Cómo? Con juguetes que despierten su interés, ya sea por sus novedosas texturas o sus llamativos colores.

Acarícialos y muéstrale juguetes que capten su interés, como cajitas musicales, las cuales captarán la atención del bebé, al menos por un par de minutos, lo que incentivará su curiosidad.

También ofrécele juguetes con diversas texturas, lo que ayudará a mejorar su capacidad sensorial. Te darás cuenta a través de su mirada de la reacción diferente que tiene ante un objeto áspero o suave, frío o caliente.

Los juegos de imitación también son altamente beneficiosos. Ejemplo de ellos tenemos las casas de muñecas, las cocinas o autos. Estos fomentan su comunicación y lo preparan para pensar con creatividad.

Con estos objetos, empezará por recrear lo que aprende en la vida real y sin notarlo, pasará a eventos creados por su imaginación. De esta manera, reforzará hábitos cotidianos como vestirse o acostarse, y a la vez, deberá crear conversaciones y situaciones.

Juegos que estimulan la creatividad

La motivación de la creatividad en el bebé resulta ser sencilla, puesto que su desarrollo se ve favorecido gracias a los juegos que contribuyen a la exploración del niño, así como conocer e interrelacionarse con el medio que lo rodea. Prácticas como realizar un paseo en brazos, sonreír al niño, hablarle, cantarle y permitir que observe su entorno, contribuyen en esta materia.

Entre los dos y tres años, el pequeño pasará rápidamente de la imitación a la imaginación. Jugará unos minutos a ser cocinero y luego doctor y astronauta. Según como vaya desarrollándose la historia en su mente, irá cambiando de roles, lo que es totalmente normal.

El interpretar roles como héroes piratas es una excelente actividad, ya que en un futuro le ayudará a comprender la historia y enriquecerá su capacidad imaginativa. Es por ello importante recalcar que el niño no debe tener límites al momento de crear sus historias, pues le ayudará a desarrollar su capacidad de comprensión.

A los tres o cuatro años, el pequeño disfrutará, durante sus momentos de juego, de hechos extraídos de la cotidianeidad, pero también de otros tantos creados por su imaginación, por lo que se aconseja regarle juguetes que fomenten la interactividad social con niños de su edad.

Niña disfrazadaTambién, durante esta edad, se recomiendan los disfraces, pues ayudan al niño a interpretar mejor su rol. Estos disfraces pueden hacerse a partir de ropa antigua o de materiales reciclables, incluso, pueden diseñarse junto con los niños.

Sin embargo, los niños no deben olvidar que existen reglas, así que, durante el juego, el padre debe aconsejar a su hijo a finalizar la jornada por cuestiones de horario y además, debe instarlo a recoger los juguetes y guardarlos.

Otra manera divertida de promover sus habilidades es visitando con ellos granjas, montes, playas… etc. Al volver a casa, pídele al niño que te cuente toda la experiencia vivida, para así, estimular su memoria y capacidad de comunicación.

Leerle al niño es también recomendable, así como presentarle videos, ya que contribuyen a desarrollar la imaginación, al igual que materiales como la plastilina, lápices de colores, etc.

Un último consejo: el autoritarismo o la extrema vigilancia inhiben la creatividad, ya que le impiden al niño ser espontáneo y seguro de sí mismo. Asimismo, evita los juguetes sofisticados y opta por los más sencillos, ya que son estos últimos los que verdaderamente dan lugar a la imaginación.

Algunas actividades prácticas:

- Ofrece al bebé una diversidad de objetos y juguetes, para que él mismo explore su naturaleza. Que actúe solo, otorgándole la opción de interactuar en diversas maneras.

- Narra un cuento, sin necesidad de que recurra al libro. Deberás dar énfasis en la pronunciación, entonación y movimientos que realiza con los gestos.

- Muéstrale a tu hijo un juguete, luego escondelo y motivalo a que lo busque.

- Para que el niño establezca diferencias, aprovecha la hora del baño, colocando objetos en el agua, para que se hundan y otros que floten, así notará los cambios.

- Con la intención de que el bebé imite los juegos que observa, pon música, muévete y aplaude siguiendo el ritmo.

- Debes ayudar a que el niño tengas nuevas experiencias, invitándole a explorar, tomando la iniciativa en sus decisiones.

   

¿Quieres dejar tu comentario?