Niños vegetarianos. La comida vegetariana.
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

Un niño vegetariano es igual que otro que no lo es. Ambos juegan, corren y le gustan los mismos juguetes. La diferencia radica en que el primer caso los padres han optado por transmitirle valores de carácter veganos y criar al niño de acuerdo a esos valores.

La intención de los padres que promueven la dieta vegetariana en sus hijos es contribuir a un mundo más justo, provocando un menor impacto en el medio ambiente, rechazando el sufrimiento animal para alimentar a sus hijos, y seguiendo una dieta más saludable. Todo ello sin que el niño aún sepa nada…

Dieta vegetariana niños

Comida vegetariana

La comida vegetariana (100% vegetal) y ovolácteovegetariana (con consumo de huevos y derivados de la leche) permiten proporcionar todos los nutrientes necesarios al niño para su crecimiento óptimo a partir de fuentes vegetales, a lo largo de las diferentes etapas de la infancia, desde el nacimiento hasta la adolescencia. Nutricionalmente hablando no es algo difícil, pero sí socialmente.

Es más, los niños vegetarianos en general crecen más esbeltos y sanos, llegando a vivir más que los que consumen carne. Y sin lugar a dudas, la dieta vegetariana es uno de los mejores regalos que un padre podrá hacer a su hijo.

Del mismo modo, permite que los niños tengan una magnífica oportunidad para aprender a disfrutar de una gran gama de alimentos saludables y nutritivos, mientras crecen de manera sana y feliz con el mundo.

Son muchos los padres que se decantan por una alimentación vegetariana (sin consumir proteína animal como carne o pescado, huevos, leche…) u ovolácteovegetariana (con consumo de huevos y derivados de la leche). No se trata ni de padres hippies ni de fanáticos de una dieta como algunas personas pudieran pensar. Son padres que se han inclinado por una alimentación que es minoritaria actualmente, pero que sin duda buscan lo mismo que el resto de padres: que sus hijos crezcan sanos y alegres.

Las dietas vegetarianas para niños bien compensadas y equilibradas en realidad son más sanas y se acercan más a las recomendaciones nutricionales oficiales que las dietas convencionales basadas en el consumo animal, la cuales, se caracterizan por grandes cantidades de azúcar, sal, grasas saturadas, alimentos refinados, escaso consumo de fruta y verdura…

La comida vegetariana en niños deber ser variada (cuanto más mejor), completa, equilibrada (incluyendo alimentos en proporciones adecuadas) y hacer el mayor uso de productos integrales. Además la dieta végana debe satisfacer al niño tanto física como psicológicamente.

Entre los nutrientes a vigilar en los niños vegetarianos cabe destacar:

- Calorías: deben ser suficientes y sin excederse

- Proteínas: son suficientes siempre que haya un número de calorías suficiente

- Vitamina D: la obtenemos de la luz solar sobre la piel (son recomendables 15 min al día)

- Hierro: sin él se produce riesgo de anemia, es recomendable mejorar su absorción con alimentos ricos en vitamina C

- Calcio: en general es suficiente en la dieta. Disminuir la sal, bebidas con burbujas, el alcohol, café… y lo más importante: aumentar actividad física

- Omega-3 y omega-6: es recomendable aumentar su consumo en la dieta (nueces, semilla de lino molida, aceite de sésamo…)

- Yodo: muy recomendable tomar algas del cantábrico o sal yodada

- Vitamina B12: su ausencia puede producir trastornos por carencia en los niños. Si no se comen huevos, carne ni lácteos, se puede obtener de alimentos como el miso o el tempe, o en productos enriquecidos con ella (leches vegetales, productos derivados de la soja, cereales para el desayuno…) o de complementos.

Un padre vegano o vegetariano no querrá ver a su hijo:

- Comer animales

- Tomar productos lácteos (queso, yogur, leche, helado…)

- Comer bollería, galletas industriales… que puedan estar fabricadas con productos provenientes de animales

- Comer golosinas de dudosa fabricación

- Asistir a espectáculos donde se utilizan animales cautivos, como zoos y circos

- …etc

Es importante señalar que los padres vegetarianos deben ser conscientes de que sus hijos llegarán a ser personas independientes y hay que aceptar que, tarde o temprano, se planteen seguir siendo véganos o no. El papel de los padres en todo caso debe ser transmitirles una comprensión natural sin ningún tipo de imposición.

Finalmente, para que un niño coma de manera vegetariana es muy recomendable informarse bien para saber cubrir todas las necesidades nutricionales del niño en cada etapa de su crecimiento y consultar con un especialista en la materia.

Para finalizar, recomendamos informarse en la Unión Vegetariana Española o con el libro “Niños veganos, felices y sanos. Una guía para madres y padres”, cuyo autor es David Román.

   

¿Quieres dejar tu comentario?