Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer ms.

El niño va explorando el mundo  por medio del juego, los juguetes, la interacción con personas y objetos de su entorno.

Desde los primeros años, gracias a la exploración activa de su entorno,  el niño va practicando sus  sentidos y habilidad para moverse y comunicarse, desarrollando su mente y aprendiendo. La inteligencia se va desarrollando por medio de las acciones que el niño realiza en su medio habitual y diario.

Niños investigando su entorno

Niño explorando su entorno

Para explorar el mundo que le rodea, el niño se sirve de sus sentidos (vista, tacto, olfato, oído y gusto) y su de su motricidad gruesa y fina

Por medio de la exploración y la observación, el niño va elaborando conceptos acerca de lo que son las cosas: espacio, distancia, tiempo, peso, velocidad… etc

Es así como aprende a razonar, deducir, imaginar, comparar…, a la vez que adquiere habilidades y seguridad en sí mismo y lo que le rodea

Hay diversas maneras de estimular al niño a la acción y al investigar el mundo. Por ejemplo, se le puede ayudar a descubrie el mundo de la música y los sonidos cantándole canciones, imitando sus sonidos, poniendo música y acompañándola con la mano y movimientos del cuerpo.

Otra manera de estimularle para que descubra el mundo de los gestos es mostrandole diferentes expresiones faciales, exagerando gestos o  mirándose juntos delante de un espejo.

Los niños no sólo exploran objetos,  también hacen lo propio con el mundo de los adultos. Poco a poco, el niño desarrolla su  capacidad para imitar, para representar o dramatizar, de este modo,  consigue conocer y dominar las expresiones, los sentimientos y los gestos.

El niño realiza su aprendizaje cuando toca y  manipula con objetos y cuando e interactúa con otras personas. A partir de ahí, éste va desarrollando sus conceptos y su capacidad de comunicación. Para que el contacto con el entorno sea eficaz, el niño tiene que poder preguntar, practicar, tener errores y aprender de ellos.

Los niños precisan durante años de juego y de juguetes,  y de objetos y situaciones reales,  para llegar a ser capaces de comprender el significado de las letras y los números.

Según las diferentes edades por las que pase,  el niño tendrá preferencia por distintos tipos de materiales y juguetes, pero siempre precisará de tenerlos  a su alcance.

Por ejemplo, durante el primer año de vida: sonajeros y elementos para manipular. A su segundo año, juguetes de arrastre…etc

Valen también objetos presentes en cualquier hogar como: cajas, cacerolas, cucharas… ; o en la propia naturaleza, por ejemplo, piedras, ramas o  conchas

En resumen, el estímulo es todo aquello que permite despertar la atención y la actividad del niño, favoreciendo así el desarrollo de su cuerpo y mente.

   

¿Quieres dejar tu comentario?