Aprender un Segundo Idioma. Niños Bilingües
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

La infancia es la etapa ideal para aprender un segundo idioma. Así lo han demostrado diversos estudios neurológicos realizados con niños en diversos países.

Y es que cuanto más niño se es, mayor es la facilidad para aprender a hablar otro idioma, expresarse y entender a la perfección. Esto se debe a que el niño tiene la capacidad de memorizar dos lenguajes distintos en la misma zona de la corteza cerebral, mientras que el adulto guarda la información en una zona distinta.

Bilingüismo y trilingüismo niños

Hablar varios idiomas desde niños

Esto quiere decir que para un niño, el aprendizaje de un idioma se realiza de forma simple, casi natural, mientras que para un adulto es más complicado, ya que suele traducir su vocabulario de un lenguaje a otro, palabra por palabra.

En efecto, se ha comprobado incluso que un niño puede habitar en un ambiente donde se hablen diferentes idiomas y acostumbrarse perfectamente a ello, sin que esto afecte sus capacidades lingüísticas.

Esta habilidad se mantiene en los niños hasta casi los seis años de edad, pero puede asimilarse desde los seis meses, ya que durante ese período, el niño ya diferencia sonidos y entonaciones.

Desde que nace, el ser humano es capaz de ir reconociendo todos los sonidos, pero es a partir de los seis meses que clasifica aquellos relevantes de los que no lo son.

Asimismo, el niño es capaz de hablar en un idioma en su entorno familiar y usar otro en la escuela. Es sólo cuestión de aprender cuál debe utilizar con cada persona.

Sin embargo, la situación cambia si se pretende enseñar al niño en un idioma que los propios padres no dominan, pues lejos de ayudarle, pueden contribuir a generar vacíos y confusiones que se agravarán según vaya creciendo, lo que impedirá a la larga su bilingüismo.

Existen diversos centros de educación preescolar que inciden en la enseñanza bilingüe. Esto es altamente recomendable para un niño pequeño, ya que a esta edad, su cerebro está ávido de conocimientos. Así, aunque la primera semana puedan parecer algo perdidos con la enseñanza de un idioma totalmente nuevo, con el correr de los días se acostumbrarán y asimilarán el nuevo idioma con naturalidad.

Para ello, debe contribuir también el rol del maestro, quien debe enseñar al menor el segundo idioma de una manera sencilla y amena, de una forma similar a la forma como aprendió a hablar la lengua materna.

Es muy importante incidir en que la enseñanza del segundo idioma no debe ser visto por el niño como un proceso de aprendizaje, sino tan sólo como una nueva forma de expresarse.

Ahora bien, tome en cuenta que el niño puede adaptarse a situaciones como las de tener que hablar varios idiomas a la vez para ser entendido en diversos lugares, pero el que siempre prevalecerá será el materno.

El niño puede hablar hasta tres o cuatro idiomas a la vez, pero para facilitarles el camino, es recomendable la base de una buena educación en la escuela y la promoción de actividades donde practique la nueva lengua, sobre todo estancias en el extranjero.

Asimismo, si se le enseña al niño varias lenguas a la vez, cabe resaltar que siempre será una de ellas la que llegue a dominar perfectamente y con la que se sienta más cómodo a la hora de expresarse.

Lo cierto del bilingüismo es que un niño tardará un poco más en aprender a expresarse; sin embargo a la larga es mucho más valioso para su formación, todo es cuestión de que el niño adopte su propio ritmo. Hay que anotar también que si bien la expresión oral se desarrolla más tarde, la comprensión se desarrolla más rápidamente, por lo que el niño es capaz, desde pequeño, de entender más de un idioma a la vez.

Pero si el niño presenta desde muy pequeño serios problemas de lenguaje que han sido debidamente comprobados por el pediatra, no es recomendable que aprenda más de un idioma, pues no estará psicológicamente preparado para tal.

Por otra parte, el bilingüismo o trilingüismo, contribuye notablemente a desarrollar la memoria y a ser más ágil mentalmente. Y claro está, a expandir sus horizontes en un futuro.

Finalmente, cabe señalar que en el mercado hay diversos juguetes para niños que permiten estimular y aprender varios idiomas, de este modo, hablar idiomas jugando también es posible.

   

Han dejado 1 comentario...

Avatar

Idiomas para niños

12 de diciembre de 2012 a las 9:26 PM

Hablar idiomas son todo ventajas, sobre todo si empiezan a aprenderlo desde pequeños, por eso creemos que nuestros cursos de idiomas podrían interesaros

¡Un saludo!

¿Quieres dejar tu comentario?