Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer ms.

Pueden parecer simples garabatos, pero los dibujos son de vital importancia para el niño.

Además de permitirles descubrir los colores, las formas y dar rienda a su imaginación, el dibujo le permite exteriorizar sus miedos, conflictos y alegrías. Es por esta razón que el dibujo es básico en una terapia psicológica.

Niños jugando y pintando

Niños dibujando y pintando

El dibujo infantil también ayuda a crear noción de su individualidad y contribuye a mejorar su autoestima. Pero no sólo eso. Ya que a través del dibujo se exteriorizan las emociones, ayuda al niño a tranquilizarse y estabilizar su estado de ánimo. Contribuye además a la creatividad, capacidad de raciocinio y a mejorar su capacidad de resolver problemas.

Los niños son creativos por excelencia, pero es fundamental promover este lado imaginativo, y el dibujo es una excelente técnica para reforzar este lado. No dudes en comprarle a tu hijo juguetes y  juegos para dibujar , pintar y colorear.

Hay que recalcar que no debemos esperar a que el niño ingrese al colegio para que dibuje, debe hacerlo desde pequeño, pues cuando entra a la etapa escolar, disminuye un porcentaje de su creatividad.

Durante la niñez, el pequeño se siente motivado a crear e inventar nuevas cosas y es esto precisamente lo que debemos promover. El resultado final es lo que menos importa. Será la espontaneidad lo que le dé valor al dibujo y así debemos considerarlo al momento de calificarlo.

Podemos inducir al pequeño a este pasatiempo a partir del año. Todo es cosa de brindarle los materiales necesarios. Según vaya creciendo, los útiles serán más variados.

A partir del año de edad, puedes motivar a tu hijo con juegos y juguetes a dibujar, pintar, colorear, observar y manipular. Podemos ayudarle en esta labor, mostrándole láminas con colores o pelotas de vistosos colores.

A los doce meses, el niño ya puede utilizar lápices de colores y debe permitirles usarlos como le plazca. Lo natural será que atine a garabatear la hoja de papel. Primero lo hará de forma longitudinal y posteriormente de forma circular. A partir de los dos años y medio, aproximadamente, podrá representar la figura humana a través de trazos. Cuando llegue a dar este paso, hay que felicitarlo.

También es muy recomendable que le lleves a exposiciones de pintura, talleres, juegos y concursos que tengan como principal ingrediente el dibujo.

Asimismo, cuelga los dibujos de tu hijo en tu cuarto, en el frigorífivo o en un lugar visible donde el niño pueda apreciarlo y se sienta orgulloso de su propio trabajo.

   

Han dejado 1 comentario...

Avatar

Colorear Dibujos Infantiles

11 de enero de 2012 a las 4:20 AM

Muy buen articulo desde luego. Ejemplar, sencillo y muy bien explicado.

¿Quieres dejar tu comentario?