Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer ms.

Una vez que los niños asisten a la escuela, empiezan a establecer contacto con otros pequeños de su edad, a partir de ello se intensifica su vida social, participando activamente de juegos y reuniones. A continuación, te damos algunas pautas que teayudarán en este proceso, evitando posibles riñas o llantos por discusiones.

Propón una “cita” para jugar

Dejar que tu hijo tome la decisión por sí solo. Consúltale a quiénes les gustaría invitar. Si no tuviera alternativas, puedes pensar en los amiguitos que suelen jugar con ellos, en la guardería o en el vecindario. Sus amigos no necesariamente deben ser de su edad.

Niños jugandoProcura que el grupo sea pequeño

Tratar de que en los encuentros no haya muchos niños, puede ser un amigo por día, de tal manera que nadie se sienta excluido y a la vez, puedan compartir los juguetes fácilmente.

Haz que el encuentro sea corto

Una hora será suficiente para la primera visita. En las demás ocasiones, tres horas como máximo, son ideales para los juegos, de lo contrario se tornará aburrido para los niños.

Pon atención a la merienda o comida

Ser cuidadosos con la comida que ofrecemos a los amigos de nuestros hijos. Sería recomendable preguntar a los padres si no tienen alguna alergia o preferencia por ciertos alimentos.

Invita a los padres también

En ocasiones, será importante invitar también a los padres, sobre todo si son niños pequeños o si se trata de las primeras visitas a casa. Podrías charlar tomando café o té, mientras los hijos juegan.

Prepara la visita

Apagar la televisión y los videojuegos

Cuando los amigos lleguen a casa, fomenta juegos para que se distraigan, planear actividades que puedan realizar juntos, evitando encender el televisor o la computadora, que solo desviará la atención de los niños para comunicarse mejor.

Es necesario explicar anticipadamente a los padres y los amigos, que no harán uso de la televisión, para no crear falsas expectativas.

Permite que tu hijo ayude a planear las actividades

Orientar al niño sobre la importancia de que sus amigos se sientan bien, para lo cual deberá preguntarle qué actividades o juguetes les gusta más.

Guarda sus juguetes favoritos

Si a tus hijos les resulta difícil compartir ese juguete predilecto, que cuida para no gastarlo o estropearlo, puedes ayudarle a guardarlo antes de que lleguen sus amigos invitados. Por el contrario, tengan al alcance juguetes que puedan ser del agrado de los niños y sean de fácil manipulación. Siempre es bueno, recordarles la importancia de compartir con los amigos.

Planea momentos para descansar

Los niños tienen una energía inagotable. Sin embargo, puede ser recomendable hacer un alto en las actividades que desarrollan, para poder merendar, hacer que lean un libro, dibujen o coloreen.

Establecer reglas para las visitas de los amigos

-Es necesario ayudarlos para que sientan confianza cuando llegan a casa. A veces los niños, pueden sentirse incómodos o tímidos en un primer momento, pero luego van familiarizándose con los juegos o juguetes que se les ofrece.

-Explicarles la importancia de la limpieza y el orden, que sepan organizarse, guardando los juguetes luego de que terminen sus actividades. No permitir que abandonen todo sin limpiar, si es así, buscar alternativas como incentivo, por ejemplo, decirles que la merienda se servirá solo después de ordenar.

-Presentarle diferentes opciones para jugar, libre de reglas y normas, como utilizar ceras, pinturas y papel para pintar, así como plastilina o masilla.

-No obligarlos a participar del mismo juego con otros niños, muchas veces, los pequeños juegan en paralelo sin necesidad de involucrarse en el juego de otros, solo aprendiendo y observando al compañero.

-No alejarse demasiado de los niños, siempre observarlos discretamente para ver que todo esté en orden y animarlos de vez en cuando.

Cómo solucionar los discusiones

Dejar que los niños encuentren la solución, no intervenir muy seguido en sus pequeñas riñas. Ellos solos se darán cuenta de las posibles alternativas para evitar conflictos.

En caso de que sea necesaria una opinión, tratar de ser firme, sobre todo si observa que existe una confrontación verbal o física. Mantener la calma y hablarles claramente, explicarles que no puede agredir a sus amigos ni utilizar palabras que puedan lastimarlos. Si esto continúa es mejor sugerir otras actividades que no provoquen una pelea.

Si por el contrario se observa una conducta asertiva, hay que elogiar el buen comportamiento, motivándolos a portarse de manera educada, destacando su amabilidad cuando prestan sus juguetes o comparten sus juegos.

La hora de marchar

Avisarles con tiempo a la hora que tendrán que despedirse, preguntándoles que actividades les gustó realizar y conversar de lo que podrían hacer la siguiente ocasión que se vean.

Permitirles que los amigos lleven a casa un recuerdo, por ejemplo, los dibujos o manualidades que realizaron, detalles como galletas o postres, para ellos será importante compartirlo con sus padres o hermanos.

   

¿Quieres dejar tu comentario?