Canción
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

canción

Uno de los estímulos más placenteros que debe recibir el niño desde que nace, es la música. Gracias a ella, se logra favorecer el desarrollo intelectual y estimular sus funciones cerebrales. Esta estimulación pueden recibirla desde el vientre materno.

La madre es quien percibe la música a través de sus oídos, posteriormente el sonido baja por la columna vertebral a manera de vibración, esto último hace vibrar el líquido amniótico y finalmente, se transmite al feto.

Música para bebés

Música para bebé

El sistema auditivo del feto se encuentra desarrollado a partir de las 24 semanas, por ello, puede escuchar la voz de su madre, así como el latido de su corazón y otros sonidos. Por el momento, el feto no puede escuchar todos los sonidos del exterior, porque para ello, requeriría más de 120 decibelios, para que recién puedan llegar ciertos sonidos al oído del niño. El feto solo escucha, todo lo que su madre escucha.

A partir del quinto mes de gestación, el bebé puede recibir la estimulación musical. En este caso, las frecuencias altas son las más idóneas, porque pueden traspasar con mayor facilidad el líquido amniótico. Estas frecuencias tienen la potestad de despertar al feto, al mismo tiempo que refuerza su atención y lo hace más dinámico.

Después del parto, el niño se encuentra preparado fisiológicamente para que su oído reciba las vibraciones, convirtiéndolas en impulsos nerviosos, que luego llegan hasta el cerebro. Una vez que el bebé nace, es necesario reforzar la estimulación.

Una importante carrera neuronal inicia en los primeros meses de vida del niño. Su desarrollo depende de los estímulos que reciba. El número de conexiones neuronales crece de 50 trillones a más de mil trillones, durante este proceso.

Está comprobado, que los bebés que reciben estimulación musical clásica, serán en el futuro, niños y adolescentes creativos, con mucha motivación y con capacidad de lograr una alta concentración y retención de información.

La capacidad de concentración se enriquece gracias a la música. Esta desarrolla la sensibilidad, la memoria y ayuda al pequeño a expresar sus sentimientos. Desde temprana edad, los niños muestran apego hacia la música, dado el caso, dejan de llorar, se muestran alerta y expresan una sonrisa cuando la escuchan. Leer el resto de este artículo ⇒