Clásico
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

clásico

Si de pasar un buen rato se trata, no hay duda que uno de los juegos más apropiados es Monopoly. Éste es un clásico que entretiene a grandes y pequeños desde hace más de 70 años, siendo uno de los principales juegos de mesa que más ventas tiene a nivel mundial.

Es incierto hasta la fecha saber quién fue el creador de Monopoly, pero un vendedor desempleado de calefactores domésticos de nombre Charles Darrow fue quien en 1933 patentó el juego. Cabe resaltar que éste suceso tuvo lugar durante la Gran Depresión.

Darrow en un inicio elaboraba el juego de forma manual con su esposa e hijo, pero cuando la demanda aumentó tuvo que mandar a confeccionarlo a una imprenta ubicada en Filadelfia. En 1935, Darrow vendió a la empresa Parker Brothers los derechos de producción, pasando en 1991 a ser producida y distribuida por la conocida marca de juguetes Hasbro.

El libro Guinness de los Récords le otorga el título de “El juego de mesa más jugado del mundo”. Monopoly está a la venta en 103 países y es disponible en 37 idiomas. Se calcula que hasta el año 1999, aproximadamente 500 millones de personas tuvieron en algún momento de su vida la oportunidad de jugarlo.

El juego consiste en tener la mayor cantidad de propiedades que posee el tablero. Para esto, los jugadores tienen una ficha que los representa y se juega por turnos. Cada vez que una de las fichas cae en una propiedad hay tres alternativas:

Si la propiedad no tiene dueño, se puede comprar con dinero ficticio que se reparte al inicio del juego de forma equitativa a todos los jugadores, pero si ésta propiedad tiene dueño hay que pagar los respectivos alquileres que el propietario gana como derecho al adquirirla. La tercera alternativa es una de las características de Monopoly, negociar.