Vacaciones en familia
Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas entendemos que das tu consentimiento. Leer más.

Para muchos padres puede resultar un dolor de cabeza, cuando los niños empiezan las vacaciones, sobre todo sino están bien organizados pueden llegar a perder la tranquilidad y paz deseadas cuando llegan a casa luego de un día arduo de trabajo. Recuerda que los pequeños también descansan después de haber estudiado un periodo escolar.

Vacaciones con niñosLas vacaciones de verano pueden resultar estresantes si no están acompañadas de una pequeña agenda que lleve a disfrutar y sacar el máximo provecho junto a los hijos. Este es un instante ideal para romper con las rutinas del año, buscar el descanso y la vida placentera que todos se merecen, sobre todo después de un gran esfuerzo laboral.

Quizá para los adultos resulte sencillo disfrutarlas cuando están solos, pero a partir de que tienen la difícil tarea de ser padres, la planificación de las vacaciones puede ser tediosa, debido a diversos factores. Hay que pensar en qué hacer con ellos, cómo distribuir mejor el tiempo, qué actividades serían más apropiadas, teniendo en cuenta que se pasará mayor tiempo junto con la familia.

Las vacaciones no tienen por qué ser una preocupación, sino al contrario una oportunidad para aumentar las posibilidades de aprendizaje, mejorando la comunicación con los hijos, disfrutando y compartiendo momentos que en otra época del año no son posibles por el tiempo y el trabajo.

Hay que tener en cuenta que las vacaciones son tanto para padres e hijos, por ello todos tienen derecho a disfrutarlas, rompiendo las rutinas y obligaciones acostumbradas en el año. Así como los padres tratan de no llevar trabajo a casa durante esta etapa de descanso, los hijos tampoco deben saturarse mucho con los deberes, como repasar asignaturas, inclusive aquellos que han suspendido alguna asignatura, también deben darse un tiempo libre para descansar, acompañando las actividades con un programa bien planificado de materias escolares.

Generalmente estamos acostumbrados a relacionar el ocio con no hacer nada, sin embargo, ello puede interpretarse y aplicarse de otra manera, como una forma de mejorar y cultivar aspectos mentales y espirituales, los cuales son dejados de lado durante otra época del año.

En esta temporada también se contribuye a crear, mejorar y reforzar los vínculos afectivos y emocionales entre todos, así también la ocasión es propicia para inculcar hábitos fundamentales en su formación, tales como la responsabilidad, comunicación, el trabajo en equipo, entre otros. En suma educar en la convivencia, uno de los aspectos fundamentales para el éxito en su vida social futura.

Al principio puede parecer una tarea complicada, pero si dedicas el tiempo justo y necesario, obtendrás resultados beneficiosos para toda la familia, sobre todo si realizas una excelente planificación, es la mejor inversión que puedes darle a tus hijos, dedicarles el espacio justo que ellos necesitan, escucharlos, atenderlos, darles un lugar sumamente importante en tu vida.

Aquí compartimos algunos consejos que pueden contribuir a tener unas merecidas vacaciones familiares.

-Escuchar las opiniones y sugerencias de todos los miembros de la familia, para llegar a un consenso, de tal manera que se sientan involucrados en la planificación de las vacaciones.

-Si no hay mucha diferencia de edad entre los hijos, puedes fomentar las actividades que se basen en intereses comunes, de tal manera que las adaptes a las edades y niveles de desarrollo de los miembros de la familia.

-Hay que intentar buscar el equilibrio entre los tiempos de actividad y ocio, adaptarlo a cada persona y al instante de las vacaciones en que nos encontremos.

-Debe estar atento al comportamiento que tienes frente a tus hijos en este periodo, ya que en esta oportunidad ellos observan con mayor atención lo que los padres proyectan y toman su ejemplo.

-Hay que motivar a los hijos con las diferentes actividades que se realizan, para conseguir satisfacer sus necesidades. Si presentas algo como divertido y positivo, tendrás mayor posibilidad de éxito.

-No hay que discriminar entre hombre y mujer, debes educar con igualdad, enseñándoles que las tareas pueden ser comunes, independientemente del género.

Actividades que pueden ser realizadas por los hijos:

-Hay que tratar de que los niños cubran aspectos educativos, de convivencia, diversión, ocio y habilidades que normalmente no suelen practicar.

-Puedes proponerle pequeñas tareas domésticas durante este tiempo, de acuerdo al carácter, aptitudes y posibilidades reales del niño. Ello contribuye a su formación como personas. Hay que procurar que sean tareas periódicas que sean de fácil acceso para ellos y que a la vez sean compartidas con los hermanos. Entre las actividades que pueden realizar, están las de arreglar su habitación, ordenar sus cosas y juguetes, ayudar a poner y limpiar la mesa, involucrarse en el cuidado de los animales, en caso los tengan.

-Pueden realizar actividades al aire libre como excursiones y paseos, organizando y distribuyendo por días según los gustos que tengan.

-Fomentar la lectura en espacios de tranquilidad.

-Las habilidades motrices pueden ser reforzadas con la natación o montando bicicleta.

-Incentivar la buena y correcta comunicación, que sepan escuchar a la otra personas, esperar su turno y aprender decir no cuando se necesario, de forma asertiva.

-Jugar con otros compañeros, de esta manera conoce nuevas amistades y aplica la tolerancia, como parte de su crecimiento personal.

Recuerda que tu hijo espera mucho de ti, dedícale lo mejor de tu tiempo, dándole el espacio que él necesita para desarrollarse. Establece una comunicación constante, de tal manera que te conviertas en su mejor amigo y las vacaciones son un momento ideal para establecer estos lazos familiares que muchas veces se pierden por enfocarse solo en el plano laboral. Ten en cuenta que el tiempo pasa rápido y en menos de lo que imagines tu hijo crecerá y te habrás perdido de gratos momentos.

   

¿Quieres dejar tu comentario?